Lo que no te cuentan: Emociones durante el embarazo

Cuando me enteré de que estaba embarazada todo mi mundo se detuvo. No puedo explicar lo que sentí y tampoco lo que pensaba. ¡Estaba paralizada! Días pasé en los que únicamente podía pensar: “Estoy embarazada”. Google se convirtió en mi mejor amigo, al que preguntarle todo tal cual salía de mi mente: “Me acabo de enterar que estoy embarazada. ¿Ahora qué hago?”

Parejas, predictor, embarazo, emociones

Pensar que llevaba casi dos meses creciendo en mí otro ser y yo sin saberlo… Repasar mis últimas semanas, ese vermut ese vino, esa radiografía… Los nervios se apoderan de mi cuerpo y un nudo en la garganta aparece del embudo de preguntas ¿Cómo hacer?¿Qué hacer?¿Cómo será?¿Cómo seré?¿?¿?¿?¿?¿?¿?

Pienso en todo lo que quiero hacer, lo que no he hecho y ahora hasta después del embarazo tampoco podre hacer ¿Y si no lo hago nunca? Este pensamiento me pone triste, así que empiezo a buscar todo lo que SI puedo hacer.

Luego me viene a la cabeza aquel día en el que estaba con mi pareja haciendo limpieza de ropa y no quería tirar unos pantalones que hacía años que no se ponía y yo le dije: ¿Si no te lo has puesto en 7 años que va hacer que te lo pongas ahora?

Pues esto mismo me lo aplico a mí, si llevo años, sin hacer surf por ejemplo ¿porque ahora me va a entrar la alarma de hacerlo? A veces, tenemos miedo a perder la posibilidad, esa libertad de poder hacer algo aunque nunca lo hagas.

Nos aferramos a esa posibilidad cuando deberíamos aferrarnos a nuestro ser a lo que nos hace ser como somos y a lo que realmente nos gusta.

Cuando digo que estoy embarazada suelo encontrarme dos tipos de personas:

  • Aquellas que me hablan de la ilusión, el instinto maternal y aunque alguna cosa negativa todo entrelazado con positivismo.
  • Y aquellas que me hablan de los quilos, lo que no puedo comer, del sueño, de los antojos, vómitos, etc… en resumen de lo mejorcito 😛

Pero nadie me habla de la montaña rusa de emociones, del cóctel molotov de hormonas que se expande por todo mi ser y aún menos de cómo gestionarlas.

Antes de saber que estaba embarazada, prácticamente, excepto el peso que aumentaba sin control, no noté nada especial, pero algo me ha quedado claro, cada mujer y su cuerpo es un mundo.

Estoy muy sensible o ¿siempre he sido así pero ahora responsabilizo a mi cambio hormonal? Quiero hacerme dueña de mis emociones, pero ¿Cómo?

 

COMO GESTIONAR LAS EMOCIONES

1º Trátate con cariño todos los días.

Ser consciente de que tu cuerpo va a cambiar y pensar en ello como un hecho increíble ¡Estamos creando una vida! Todo lo que sentimos se lo transmitimos, reserva unos minutos al día para transmitirle amor, gratitud y tranquilidad. Si lo deseas puedes hacerlo en voz alta, como si le estuvieras hablando.

Mírate al espejo todos los días, observa esos cambios con amor y abrázate.

Escúchate, el cuerpo es sabio y sabe lo que necesita.

A mí me encanta hacer meditación antes de dormir o darme un masaje con la crema Emociones, embarazo, amor, parejaaprovechando que nuestra piel va a estirarse y necesitará mucha hidratación para evitar picores y las temidas estrías. Yo utilizo cremas naturales de la marca cocunat.

2º Sueño

Es posible que sientas mucho sueño, ya sea en el primer trimestre o por el peso que vamos acumulando, si te lo puedes permitir, yo me hice muy amiga de las siestas en el sofá.

Si tienes que ir a trabajar, permítete ir más lenta, informa a tu entorno de lo que estas sintiendo.

A la hora de dormir a veces nos pasa que por la noche nos activamos o te despiertas más a menudo ya sea porque tienes sed o para ir al baño.

Antes de dormir haz algún tipo de relajación, hidrátate bien, bebe agua y ves al baño. Así reducirás las veces que te despiertas.

Si el problema es la postura, siente cual es la mejor para ti, habla con tu pareja de lo que necesitas para asegurarte que descansas lo necesario.

Parejas, embarazo, emociones

3º Dieta y deporte

Obviamente contra más saludable comas te sentirás mejor, pero tampoco te obsesiones, la ansiedad es el peor alimento para nuestro bebe. Date caprichitos, pero sin excederte.

Los mejores deportes que se puede realizar es caminar (sobre todo en el primer trimestre) y en los siguientes yoga o Pilates para embarazas, además de ayudar con las emociones, conseguir más paz y facilita el parto.

4º Vive el aquí y ahora

Evita preocupaciones del futuro, eso ya vendrá. Lo importante es disfrutar de este proceso, de lo que sientes desde la aceptación y tratarte con mucho amor.

Aquí te dejo un ejercicio de relajación y concentración para estar presente con los 5 sentidos:

 

Espero que os sea útil y por favor compartir todas vuestras sensaciones y truquitos para facilitarnos este proceso de cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× ¿Cómo puedo ayudarte?

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar